Saltar al contenido
Significado de las runas

Heimdall, el dios guardián del Bifröst

julio 19, 2018
Heimdall, el poderoso dios que custodiaba el Arco Iris

En esta entrada de nuestro blog vamos a hablaros de Heimdall, uno de los dioses más poderosos de los Aesir. Y guardián de uno de los lugares más importantes de los nueve mundos: el Bifröst.

Los orígenes de Heimdall

Heimdall es uno de los hijos más queridos de Odín. Nació de nueve mujeres gigantes, de las que Odín se enamora por igual. Y a las que ve en un paseo por las orillas del mar, en los límites de Asgard.

Para poder concebir a Heimdall, las nueve doncellas de las olas toman la forma de una sola. En la que se auna la belleza y dones de cada una de ellas. Los nombres de las gigantes son Gjálp ,Greip, Ulfrun Egia, Atla, Augeia, Aurgiafa, Sindur e Iarnsaxa.

Heimdall fue criado por sus nueve madres, que le concedieron distintos dones y le alimentaron de nueve formas diferentes

El nacimiento de Heimdall es veloz, al igual que su desarrollo. Todo esto se debe al amor que recibió de sus nueve madres. Quienes además alimentron al bebe con nueve dietas distintas, en las que la fuerza de la tierra,  el mar y la calidez del sol están presentes.

Los dones recibidos por el Aesir son muchos, y le acompañan desde sus primeros días de vida. Rápidamente, Heimdall abandona a sus madres para reunirse con su padre en Asgard. A quien encuentra observando la reciente creación de los dioses de este reino. El Bifröst.

La decisión de los dioses de nombrar a Heimdall guardián del Bifröst

Una vez creado el Bifröst, los dioses son conscientes de los peligros que entraña dejarlo desprotegido. El nuevo puente que han creado entre el reino de los hombres y el suyo está lleno de belleza. Pero también supone riesgos, como la entrada de los gigantes de la escarcha a Asgard a través de un nuevo camino.

Ante esta circunstancia, los dioses deliberan y proponen a Heimdall como guardián del Bifröst. A pesar de su juventud, confían en su disposición y bondad. Y, conscientes del poder necesario para poder vigilar este puente y evitar la entrada de enemigos, otorgan nuevos dones a Heimdall. Quien ya contaba con muchos heredados de sus nueve madres y del amor con el que es cuidado.

La presencia del Bifröst impone a Heimdall, quien jura protegerlo hasta el último de sus días. Su majestuosa construcción con fuego, aire, y agua le recuerda al calor con el que fue criado cerca del mar por sus nueve madres. La responsabilidad de Heimdall hará que jamás se aleje del Arco Iris, excepto para proteger a los dioses o recibirlos en su palacio, justo al final del Bifröst.

Los dones de Heimdall y los regalos que los dioses le otorgan

Los dioses deciden que sea Heimdall guarde el Bifröst

Desde su nacimiento, Heimdall se muestra como un dios con características superiores. Junto con su hermano Thor y Odín, es probablemente el más fuerte de todas las deidades nórdicas. A las que además supera en tamaño, salvo algunas excepciones.

A Heimdall también se le conoce como el dios brillante o de la luz por la armadura blanca que portaba. Otro de los nombres que recibió fue el de Gullitani por sus dientes de oro, siempre resplandecientes. El amor y respeto que los dioses le tenían venía de su imponente presencia, pero también de su bondad y sutileza.

Los dioses, conscientes de la importancia de la labor asignada a Heimdall, le dan regalos que puedan ayudarle en su cometido

Heimdall recibió de los dioses y de sus nueve madres unos sentidos tan desarrollados que era capaz de oír el crecimiento de la hierba y de ver tanto de día como de noche a cientos de kilómetros de distancia con nitidez. Esto le permitía divisar el peligro con enorme anticipación. Y percibir todo lo que sucedía en el reino de Asgard y sus alrededores.

Estos fueron los regalos que los dioses hicieron a Heimdall:

  • Su enorme espada, que resplandecía tanto como su brillante armadura
  • Gjallarhorn, un cuerno de gran tamaño que emitía un sonido que podía oírse a enorme distancia. Y con el que avisaba a los dioeses del peligro que podían correr.
  • El palacio Himinbjörg, situado al final del Bifröst y en el que Heimdall descansaba el poco tiempo que necesitaba. Y donde recibía a los dioeses.
  • Gulltoppr, un corcel veloz y de crines doradas que le servía de trasporte y que montaba sobre todo al amanecer.

Heimdall y su amistad con Thor

Heimdall y Thor son hermanos, y como tales se profesan amor y respeto. De todos los dioeses  Aesir son probablemente los más poderosos, después de Odín y junto a Tyr.

A pesar de que en la saga de Marvel de Thor se muestra muy unidos a Heimdall y a este dios, las Eddas no destacan una gran amistad entre ellos. Heimdall es querido por todos los dioeses, no solo por Thor. Y en los momentos en los que no está guardando el Bifröst y tiene oportunidad de hacerlo, invita a los dioses a su palacio y les obsequia con una rica hidromiel.

En las Eddas, no se destaca la amistad de Heimdall con Thor frente a la que tiene con el restos de dioses

Lo que sí comparten Thor y Heimdall es un violento destino en el Ragnarok, donde sin duda se enfrentan a dos de los más poderosos enemigos que atacan Asgard. Los dos dioses, valientes, cumplen con su cometido hasta el final de sus días. Luchando por su vida durante el ataque de Loki, sus hijos y los gigantes.

El enfrentamiento de Heimdall con Loki que adelanta su lucha en el Ragnarok

 

Heimdall se enfrenta con Loki transformándose en oso

El dios de la luz no solo cuidaba de los dioses protegiendo la entrada del Bifröst. Además, sus sentidos le permitían avistar rápidamente otros peligros. Como cuando Loki intentó robar a Freya su collar Brisingamen.

Loki, en forma de gato y después de mosca, se adentró en el palacio de la diosa. Se convirtió después en pulga para picarla y poder acceder al collar y después se lo robó. Saliendo sigilosamente de los aposentos de Freya una vez consumado su delito.

Heimdall, que presenció todo lo ocurrido, recorrió rápidamente toda la distancia que lo separaba de Loki. Y se dispuso a atacacarlo. Loki, astuto como siempre, recurrió a diferentes transformaciones para poder vencer al dios. La batalla entre ambos estaba servida.

Heimdall y Loki se enfrentan por el collar de Freya, en una lucha que precede a la que después librarán en el Ragnarok o Destino de dioses

En primer lugar, Loki se transformó en llama azul al verse amenazado por la espada de Heimdall. El dios de la luz se transformó entonces en nube. Disponiéndose a apagar el fuego en el que Loki se había convertido.

La respuesta del taimado dios fue rápida, convirtiéndose en oso polar. Acercándose hacia Heimdall, intentó tragarse la nuebe y el agua en el que éste se había convertido. A lo que el dios guardián del Bifröst tampoco tardó en contestar, convirtiéndose en oso polar.

La batalla termina cuando ambos se convierten en foca, también en otra versión en el que el robo se produce de forma distinta. Heimdall sale vencedor, y devuelve a Freya su collar. Loki guardará desde ese momento rencor a Heimdall, que alimentará su deseo de venganza en el Ragnarok.

Heimdall y su papel en el Ragnarok

Cuando el Destino de los dioses se aproxima, Heimdall es el primero en avistarlo. Desde la distancia, el dios ve dirigirse a las tropas comandadas por Loki y por los gigantes hacia Asgard. Y entonces hace sonar su cuerno.

Heimdall nada puede hacer cuando Surt atraviesa el Bifröst secundado por otros gigantes de fuego y este se quiebra. La rotura del puente que con tanta entrega había guardado el dios anticipa la muerte también de su guardián. La cólera de los gigantes, y Loki es tal, que Asgard se ve envuelta rápidamente en llamas y destrucción.

Mientras los hijos de Loki luchan contra Thor y Odín, el dios sigue destruyendo todo lo que encuentra a su paso. Hasta el momento en el que se cruza con el guardián del Bifröst. Y recuerda todas las ofensas sufridas por este y el castigo recibido antes de liberarse.

La batalla de los dos dioses se libra esta vez en su forma humana. A pesar de la furia de Loki, Heimdall, mucho más fuerte en el cuerpo a cuerpo, corta la cabeza del dios cambiaformas. Pero el dios de la luz no puede escapar a su propio destino. Y la cabeza, recién cortada, impacta contra él dándole también muerte.

¿Hay algún dios de la mitología nórdica del que quieras saber más? ¡Escríbelo en los comentarios! Solo tienes que decírnoslo y redactaremos un post sobre tu dios preferido. ¡Hasta el siguiente post!