Saltar al contenido
Significado de las runas

Loki, el dios cambiaformas y ambivalente de la mitología nórdica

marzo 3, 2018
Imagen del dios Loki con mirada de traición

En esta nueva entrada de blog vamos a hablaros de Loki, uno de los dioses vikingos más especiales dentro de la mitología nórdica. Tanto por su origen y su crianza como por sus capacidades de engaño y relación ambivalente con los Aesir.

Loki, el hijo de los gigantes Farbauti y Laufey

Loki, el hijo de los gigantes Farbauti y Laufey
Loki era hijo de Farbauti y Laufey, ambos gigantes de la escarcha

Dentro de los dioses nórdicos, Loki es probablemente el que genera más controversia. Convivía en Asgard con los Aesir, a pesar de ser hijo de los jotún Farbauti y Laufey, gigantes de la escarcha.

El nombre del primero significa “el que golpea peligrosamente”, lo que permite hacerse a la idea del poder de este gigante. Laufey significa literamente “isla de hoja”. Los nombres de muchos gigantes remiten a la naturaleza o a su fuerza.

Loki es uno de los dioses más complejos y especiales de la mitología nórdica. Ayudaba a los Aesir, al mismo tiempo que tramaba intrigas para perjudicarlos.

A pesar de convivir con los dioses, la naturaleza de gigante de Loki y su maldad siempre le mantuvieron envuelto en contradicciones. Y también atado al deseo de sembrar el caos y burlar una y otra vez a los dioses, a veces con muy trágicas consecuencias.

Loki y sus regalos a los Aesir

Loki y sus regalos a los aesir
Loki fue quien fecundó disfrazado de yegua a Sleipner, el caballo de ocho patas que después regaló a Odín

La inteligencia de Loki y su poder superaban al de muchos dioses. También su astucia, que le sirvió en multitud de ocasiones tanto para conducirles hacia un destino fatal como para colmarles de valiosos regalos.

Odín recibió de Loki tanto su lanza Gungnir como su caballo Sleipnir. La primera era un arma mortífera, que jamás se desviaba de un objetivo. Sleipnir, que significa “resbaladizo”era un caballo de ocho patas capaz de recorrer a grandiosa velocidad la tierra, los mares y el aire. E incluso atravesar Hel, la tierra de los muertos regresando de ella con vida.

Frey también recibió de Loki una de sus más preciadas pertenencias, el barco Skíðblaðnir. La construyeron los Hijos de Ivaldi, enanos que también fabricaron la lanza de Odín. Estos herreros dotaron a Skíðblaðnir con el poder de navegar tanto por tierra como por mar, siempre con viento favorable. Su tamaño era variable, siendo capaz de reducirse hasta caber en un bolsillo. Y su capacidad tanta como para transportar a todos los dioses, sus caballos y pertenencias.

Los objetos más poderosos y queridos por los aesir les fueron regalados por Loki. Así consiguió Thor su martillo Mjölnir, y Odin su caballo Sleipnir.

Para ser perdonado por Thor, Loki le regalo una de las más mortíferas armas de los aesir: su martillo Mjölnir. Gracias a él, durante muchos años el equilibrio cósmico pudo continuar. Thor mantenía a raya a los gigantes, a quienes mataba con frecuencia gracias al poder de su martillo, capaz de cambiar de tamaño y volver siempre a su propietario cuando era lanzado. Entre los otros dones del martillo, estaban su capacidad para hacer temblar montañas y generar tormentas.

Los crímenes de Loki

Los crímenes de Loki
Loki fue responsable de distintos crímenes, entre ellos la muerte de Balder

Del mismo modo que Loki colmó de regalos a los dioses, también fue a menudo el precursor de sus desgracias. Siendo en muchas ocasiones sus obsequios una compensación por todo el daño producido con sus acciones.

El mayor de todos los crímenes cometidos por Loki fue tramar el asesinato de Balder, el dios más bello y querido por los dioses. Para hacerlo, convenció a su hermano ciego Höðr de que jugase con él a lanzar una flecha hecha con muérdago, sin decirle la dirección hacia la cual estaba apuntando.

La muerte de Balder, de la que Loki fue el responsable, fue la gota que colmó el vaso para los dioses, que decidieron castigarlo al igual que a sus hijos.

Esta planta era la única capaz de lastimar a este dios, su talón de aquiles. Ya que todo ser viviente había prometido a su madre Freya que jamás lo dañaría. Balder murió al instante y aún tuvo posibilidad de volver del reino de los muertos. Hela le prometió que le permitiría hacerlo si todas las criaturas y cosas del mundo lloraban su muerte.

Todas ellas lo hicieron, a excepción de una giganta llamada Thok. Los dioses no podían creer lo sucedido, e investigaron a esta jotún, a quien nadie conocía. Al poco tiempo descubrieron que la giganta era realmente Loki disfrazado, y lo condenaron por este y otros crímenes que hasta el momento habían pasado por alto.

Loki también asesinó a Fimageng, uno de los sirvientes de Aegin, jotún y rey de los mares. Lo hizo por celos en un banquete en el que los aesir habían sido invitados. Todos los presentes condenaron la acción y reprocharon a Loki su falta de agradecimiento ante la generosidad de su anfitrión.

La condena de Loki

La condena de Loki
Los dioses castigaron a Loki encandenándolo a las rocas con una víbora sobre su cabeza que derramaba veneno en su rostro

Los aesir condenaron a Loki después de su argucia para que Hela no lo rescatase de la muerte. Pero ya habían estado a punto de hacerlo antes, cuando éste corto los cabellos de Sif. En aquella ocasión, Loki consiguió con su astucia que los enanos fabricasen una nueva cabellera. Evitando así que toda la furia de Thor, marido de Sif, recayese sobre él.

Con la muerte de Balder su destino fue otro. Loki, sabedor de que los dioses no lo perdonarían, huyó a la montaña. Allí construyó un refugio de cuatro puertas, donde moraba cuando no lo hacía en las cascadas transformado en salmón. Allí tejieron una red para capturarle al descubrir su argucia. Y Thor, finalmente, lo apresó agarrándolo por la cola después de que los dioses lo acorralaran.

Una vez que capturaron a Loki, los dioses volcaron sobre él toda su ira. Haciéndole pagar todo el mal que había causado. Primero capturaron a los hijos que tuvo con la diosa aesir Sigyn. Después hicieron que Vali, uno de ellos, se transformase en lobo y matase a su hermano Narfi. Por último, ataron a Loki con sus vísceras en unos bloques de piedra y colocaron una víbora en su cabeza.

La furia de Loki se ve incrementada con su castigo. Y se vuelve incontrolable hasta su muerte en el Ragnarök.

Atado a las piedras, Loki estaba expuesto al veneno de la víbora, colocada a la altura de su rostro. Para evitar que éste se derramase sobre el dios, Sygin lo recogía en un cuenco de madera. Pero el veneno vertido nunca se agotaba, llenando el cuenco que Sygin tenía que vaciar cuando éste rebosaba. En esos momentos, la cara de Loki quedaba desprotegida. Y el dolor que el veneno le infringía era tal que la tierra temblaba con su retorcimiento.

Los hijos de Loki

Loki tuvo muchos hijos, en parte debido a su capacidad de cambiar de formas. Convertido en yegua, engendró a Sleipner, el caballo de ocho patas de Odín. También a los mencionados Vali y Narfi, quienes sufrieron la ira de los dioses tras la muerte de Balder.

De todos sus vástagos, destacan aquellos que fueron repudiados y condenados por los dioses. Y que engendró con la gigante Angrboda. Se trata de Fenrir, Jörmundgander y Hela. Criaturas cuyo destino según las profecías sería acabar con el reino de los dioses, y que tienen especial protagonismo en el Ragnarök o Destino de Dioses.

Desde su nacimiento, los dioses repudiaron a la serpiente Jörmundgander y a Hela. La primera fue enviada al fondo del mar, donde si desplegaba su gigantesco tamaño, capaz de enroscar toda la tierra. En el caso de Hela, ésta fue repudiada al Helheim y Niflheim, que convirtió en sus reinos.

Probablemente, Loki decidió planear la muerte de Balder al ver que los dioses repudiaban a sus tres hijos Fenrir, Jörmundgander y Hela.

Para el lobo Fenrir la situación fue distinta. Nació como un chachorro, lo que no puso en alerta a los dioses hasta su colosal crecimiento. En poco tiempo su tamaño se incremento tanto que se transformó en un monstruo gigantesco. Fue entonces cuando los dioses comenzaron a atarlo con una cadena. De la que Fenrir se liberaba una y otra vez.

Para evitar esta situación, los dioses pidieron a los enanos ayuda. Y estos crearon una cinta irrompible llamada Gleipnir. Entonces trataron de ponersela a Fenrir, quien intuyó el engaño, y aceptó ponérsela con la condición de que uno de los dioses introdujera una mano en sus fauces. Tyr aceptó, perdiendo su mano al morderla el lobo al ser apresado.

Loki y su papel en el Ragnarök

El dios Loki es uno de los instigadores del Ragnarök. Su odio hacia los aesir crece con su condena y cada vez se siente más ajeno a todos ellos. Su vínculo con Odin se transforma en rencor y comanda a los jotuns hacia la guerra contra los dioses. Además de la amenaza de Loki, estos tendrán que enfrentarse a los gigantes de fuego liderados por Surt y a otras amenazas que hasta el momento habían podido contener.

En el Destino de Dioses, Loki tiene un papel fundamental. Él es quien comanda una de las naves que se dirigen hacia Vigrid. Allí se reunirán todas las criaturas preparadas para el ataque contra los aesir. Incluidos sus tres hijos Fenrir, Hela y Jörmundgander. Sedientos de odio y venganza por las condenas y el maltrato de los dioses.

Loki y sus tres hijos dan muerte a los principales aesir en el Ragnarök, al mismo tiempo que ellos mueren.

El primero que divisa la amenaza de Loki y los gigantes es Heimdal. El guardián del Bifröst ya había tenido enfrentamientos con Loki, a quien descubrió intentando robar el collar de su madre. En aquel momento, tanto uno como otro utilizaron su capacidad de cambiar de forma para pelear. Heimdal consiguió vencer al dios tras convertirse en foca.

El rencor de Loki por este y otros episodios  con el dios precipitaron su enfrentamiento en el Ragnarök. Su lucha tuvo lugar en Vigrid, y el esfuerzo de Loki y la intensidad de su lucha convirtieron su barba y cabellos en cuernos. A pesar de su furia y transformación, fue Heimdal quien le cortó la cabeza y le dió muerte. Pero el sufrió la misma suerte, al ser golpeado con fuerza por la testa inerte de Loki.

Este post está dedicado a @EstoyLoki